Armar un “Acapulco en la azotea” puede ser una idea excelente para mitigar el aburrimiento, luchar contra el calor y pasar un rato agradable. Otros, por su parte, prefieren salir a sus terrazas o jardines a relajarse mientras nos bronceamos para lucir una piel dorada. Sea cual sea tu caso, este encierro durante el COVID-19 nos da tiempo de relajarnos al Sol pero recordemos que exponernos es dañino para nuestra piel si no sabemos tomarlo de manera prudente.

Por eso te dejamos unos tips para lucir una piel dorada sin descuidar la salud de la misma.

¿Protector solar o bronceador?

La respuesta es un DEPENDE. ¿De qué? Del tiempo que estemos expuestos al sol. Si nuestro “Acapulco en la azotea” dura toda la tarde, sin duda lo ideal es un protector solar debido a la laaarga exposición al sol. La diferencia entre el bronceador y el protector solar convencional es el grado de protección que da a nuestra piel. Mientras que un protector solar como este da una protección de 50 FPS (Factor de Protección Solar), un bronceador apenas tiene un 5 FPS. Por ende si lo que quieres es tomar 20 min de sol al día, lo ideal es un bronceador para cuidarnos el poco tiempo que vamos a exponernos.

Exfoliación

Después de tener nuestra piel al sol, se van muriendo las células de las capas más externas de la piel. Esta capas deben irse removiendo poco a poco con un exfolieante como los favoritos Some By Mi. Al exfoliar estamos favoreciendo la eliminación de las células muertas y dando pie a que las nuevas capas de piel salgan con el tono dorado que deseamos.

La exfoliación mejora la fineza de los poros y de los tejidos, además de reparar el daño que haya en nuestra piel. Recuerda que la exfoliación se debe realizar al menos dos veces por semana.

Mucina de caracol para regenerar la piel

La mucina de caracol es un regalo de la naturaleza para estimular la regeneración de las células de la piel. En tu rutina debes incluir este componenete para reparar el posible daño del sol sobre tu piel. Puedes encontrar nuestras recomendaciones de lo mejor de mucina de caracol a continuación:

Hidratación y más hidratación

Lo más importante de todo es darle a la piel la humectación que perdió debido al calor de la radiación del Sol en nuestra piel. Por ello, el uso de geles, mascarillas y cremas hidratantes debe ser lo primordial después de la exposición a los rayos de Sol.

Cuando nos exponemos al sol, la piel se estresa y se irrita. Es necesario relajar el rostro mientras le devolvemos la humecación que necesita. Algunas de nuestras mascarillas pueden ayudar a este proceso de cuidado de la piel después del bronceado. Las mascarillas de Aloe Vera son una potente herramienta para este paso.

Así que ahí lo tienes, recuerda que si tomas el sol diariamente no se recomienda hacerlo por más de 15 min con bronceador. No olvides que lo importante no es tomar el Sol, sino saber cuidarnos después de que lo tomamos para que nuestra piel no pierda nutrientes ni hidratación.

Comments

There are no comments yet.

Leave a comment