Esto es lo que deberías parar de hacer en tu rutina para obtener los resultados deseados.

Es muy común cometer errores cuando aplicamos los productos de nuestra rutina de belleza debido a que nos llenan de información por cualquier lado al que volteemos y podemos llegar a creer que es irrelevante pero, todo lo contrario, ¡debes corregir!

El cutis se maltrata más de lo que podrías imaginar y tu rutina nunca hará efecto si no actuas y aplicas cada producto de manera correcta. Muchas veces no tenemos los resultados que deseamos, por más costosos que sean los productos, y es debido a que estos pequeños errores afectan de gran manera la absorción y la efectividad de nuestros productos.

Evita los errores que te contaremos a continuación y sigue nuestros consejos para notar resultados más efectivos.

1. La forma en que pones los productos

La manera en que aplicas tanto sueros, esencias y cremas sí influye en los efectos que tendrá en tu piel. Lo correcto es distribuir el tratamiento con movimientos ascendentes para evitar la flacidez y mantener el rostro tonificado.

Para el caso particular de los sueros y humectantes, te recomendamos aplicarlos dando ligeros toques con las palmas de tus manos. De esta forma, se absorberán mejor sus propiedades.

2. Aplicar el limpiador directamente

Este es un error muy común: primero desmaquillar y luego poner el limpiador en la cara directamente pero NO se debe hacer así.

Lo recomendable es mojar tu carita con un poco de agua y después aplicar el limpiador con masajes circulares para que se active la fórmula rica en nutrientes y elementos activos. La espuma resultante removerá cualquier rastro de suciedad e impurezas que queden en tu piel.

3. Desconocer el orden ideal de aplicación

Mucha de las campañas de publicidad omiten completamente el orden y, con tanta (des)información atacándonos por todos lados, es común que no hagamos la rutina en el orden adecuado. El orden recomendado es el siguiente: Desmaquillar, limpiar, tonificar y aplicar primero las fórmulas que son más líquidas y terminar con las más densas de tus cremas, lociones y sérums.

Y lo que es más importante: ¡NO OLVIDES EL PROTECTOR SOLAR!

Comments

There are no comments yet.

Leave a comment